Trump y el techo de cristal

Ayer volvía de mi primera cita con la hematóloga de la seguridad social sola en el coche. Trump será el presidente de los EEUU, en la radio, Hillary Clinton daba su discurso de derrota.
Sé que esta señora es malvada, y que solo la hace parecer medio aceptable la comparación con él. Pero mientras hablaba dirigiéndose a las niñas y apelaba a las mujeres a la acción, me la creí. Me la creí, cuando dijo que no sería ella, pero que las niñas y jóvenes de hoy romperían el techo invisible, de cristal duro, durísimo, que tenemos sobre nuestras cabezas. Sé que ese techo es el que nos hace estar agachaditas, haciendo fuerza hacia arriba aunque parezca imposible moverlo…

thefutureisfemale

Y sin querer, se me empezaron a escapar lágrimas por las mejillas, me sentí boba, pero a la vez no. Porque Hillary, aunque sea una zorra despiadada, tenía razón.

Y es que me dí cuenta de que ya no me siento infantilizada solo por ser mujer, también por ser infértil. Siento una nueva losa invisible y pesada sobre los hombros, la losa del relájate, estás obsesionada, qué más da este año que el que viene, no deberías pensar en los resultados… y cada vez que alguien alrededor quita un poco de valor al problema que tanto me oprime el pecho, la losa pesa un poco más. Pero cuando lo hace un médico es incluso peor, porque esperas las citas con ansia de saber, de obtener respuestas y soluciones, y demasiadas veces sales de consulta con más y más preguntas, pero sobre todo sintiéndote pequeña y culpable. Culpable de querer saber, de conocer tu cuerpo, culpable de preocuparte, CULPABLE.

Y de aquella consulta salí con una sonrisa por algo tan obvio y tan sencillo, como que una profesional se tomó el tiempo de escucharme, de animarme, de empatizar con nuestro problema y de felicitarme por estar informada sobre los pasos dados y los pasos por tomar. Y de repente la losa pesó menos, y por eso las lágrimas se me escaparon.

Y es que joder, qué sencillo y qué complicado a la vez es todo a veces…

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.